TIEMPO CON NUESTROS HIJOS: OBSERVARLOS Y CONECTAR CON ELLOS.

Lacrianza de nuestros hijos es una tarea a la que damos mucha importancia en nuestras vidas. ¿nos hemos preguntado si le damos igual dosis de conciencia?

Alguna vez en una charla de formación, nos preguntaron que si sabíamos qué era conciencia. alguien dio la mejor respuesta de todas, la de un niño. Y dice que es cuando hacemos “AAAAHHHHHH con cara que hemos entendido”. Entonces es cuando somos conscientes e interiorizamos eso que hemos comprendido.

Gracias a nuestra conciencia podemos dar juicios a nuestros propios actos y reflexionar sobre nuestra realidad, en este caso la realidad de ser padres en una etapa de crianza con niños pequeños.

Debemos ser conscientes de la etapa que estamos viviendo como padres y saber la etapa “fugaz” por la que nuestros hijos están atravesando. Teniendo en cuenta que partimos del mismo punto de salida ellos como hijos y nosotros como padres, incluso si se trata de un segundo o tercer hijo.

Ser conscientes, implica dos palabras: AQUÍ Y AHORA, significa que al ser consciente de mi rol de padre me invito a mí mismo a pensar en el momento que estoy viviendo.

Dedicamos todo nuestro esfuerzo por educar bien a nuestros hijos, darles lo mejor y pensar siempre en su bienestar. Todo esto ocupa nuestra mente y NO nos deja ser consientes cuando estamos CON ellos, aunque sí estemos PARA ellos.

Dediquemos tiempo a nuestros hijos

Cuando digo dedicar tiempo, me refiero a aquellos momentos en el que adulto y niño conectan y se divierten juntos, aprenden y crecen.

No hablamos del tiempo que dedicamos a su cuidado. Podemos pasar horas con ellos cuidándolos y entreteniéndolos, más no estamos compartiendo el tiempo. Es necesario sentir que CONECTAMOS y que AMBOS NOS DIVERTIMOS. No es lo mismo llevar a un niño al parque y cuidarlo, que involucrarse en la actividad que proponen para pasar un rato felices. O no es lo mismo pasarle juguetes a un niño para entretenerle, que sorprenderse juntos y manipular ese mismo juguete entre los dos.

Cuando sabemos que estamos aquí y ahora con nuestro hijo, divirtiéndonos juntos, aprendiendo juntos y creciendo ambos a la vez, es cuando estamos CRIANDO CON CONCIENCIA.

En otra entrada te daré propuestas de juegos y actividades para conectar con tu hijo y para disfrutar en familia,

Observemos a nuestros hijos

Nadie nos conoce mejor que aquellos con quienes compartimos. Así mismo, quienes mejor conocen a los niños deben ser los padres. De manera natural vamos descubriendo cómo es nuestro hijo, porque compartimos el tiempo con él y vamos desarrollando la mejor de las habilidades parentales y es la OBSERVACIÓN. Como decía María Montessori -educadora, pedagoga y científica, entre otros- que la observación del niño es la base para acompañar su desarrollo.

Pues bien, al observar a nuestro hijo, sabremos cómo jugar con él, en qué momento hacerlo, cómo interactuar, cómo y en qué medida ayudarlo. También cómo demostrarle nuestro afecto, cómo acompañarlo en su crecimiento.

Hay varias herramientas de observación, que aplicadas a la parentalidad pueden ser muy útiles. En otra entrada te hablaré de ellas.

Reflexionemos sobre nuestras conductas parentales

Parar a pensar es de sabios. La reflexión sobre nuestro rol es importante y en el día a día revisar nuestros actos nos ayudan a entendernos y sobre todo a entender a nuestros hijos.

Si somos conscientes que estamos cansados podemos entender mejor nuestras reacciones frente a nuestros hijos si nos piden algo. Si somos conscientes que les subimos la voz en determinado momento, debemos reflexionar si se da la situación en que ellos nos alcen la voz a nosotros. Muchas veces lo que recriminamos en nuestros hijos son una copia de nuestro ejemplo. Ser consciente de ello es la clave para ir puliendo y mejorar.

Partimos del echo que somos buenos padres, que amamos y cuidamos a nuestros hijos. Por lo tanto, tenemos un terreno ganado. Queremos y debemos perfeccionarnos día a día, sin pretender ser los padres perfectos, pero sí los mejores para nuestros hijos.

Ser consciente de nuestra tarea y nuestra ejecución como padres, nos ayuda a reflexionar y parar si nos equivocamos para rectificar. Y mejor aún, continuar por el buen camino y sentirnos orgullosos como padres cuando lo estamos haciendo bien y vemos los resultados en nuestros hijos.

¿Quieres gestionar mejor tus habilidades parentales y tener herramientas para el día a día con tus hijos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s