UN BUEN APEGO PARA UNA FÁCIL DESPEDIDA EN EL PRIMER DÍA DE COLEGIO

ENTRADA Y VUELTA AL COLE

Nos acercamos a un día muy importante en nuestra vida de familia. La entrada al sistema educativo (guardería, jardín infantil, escuela o colegio) de nuestro hijo en edad preescolar.

¿Qué significa esto? Que ¨prestamos¨ nuestro ¨bien¨ más atesorado, al sistema de educación donde le enseñarán muchas cosas y sobre todo donde vivirá momentos muy importantes para su desarrollo y aprenderá de la vida misma, más allá del entorno familiar.

Algunos niños saben o intuyen a lo que van, otros van más ingenuos sin mucha preparación. En ambos casos podemos tener niños muy ansiosos, algunos emocionados y otros asustados.

Reconocer sus emociones y sobre todo validarlas. comprenderlos y demostrarles que estamos a su lado para apoyarlos y que entendemos lo que pueden estar sintiendo, les puede aliviar su ansiedad. Lo mismo pasa con nosotros como adultos.

CÓMO AYUDARLOS…

No generes tantas expectativas. Está bien que quieras preparar a tu hijo para la entrada al colegio y que lo intentes entusiasmar con la idea que va a pasárselo muy bien allí, que conocerá nuevos amigos o reconocerá los que ya tenía, así como a su profesora.  Pero ojo que no es muy acertado que este sea un tema recurrente, que con mucho tiempo de anticipación estemos hablando de ello. Esto puede generar más estrés y ansiedad que ilusión y entusiasmo.

Obsérvalo y conecta con su forma de ser y su comportamiento. Nadie mejor que tu conoce a tu propio hijo y sabes si se trata de un niño tímido y retraído o aventurero y extrovertido. Si es un niño tranquilo o pausado, o más bien acelerado y movido. Así como su personalidad marca su forma de asumir los retos, también marcará sus expectativas frente al colegio y la adaptación al mismo.

Transmítele a tu hijo la confianza que sientes hacia el colegio y los profesores. Hablarle muy tranquilamente de lo que te gustó de ellos y la razón por la que lo escogiste para él o ella. Obviamente con un lenguaje adecuado a la edad del pequeño.

Familiarízalo con el espacio y el personal. Pasear por todas las instalaciones, no solamente el salón o el patio, sino todo el colegio. Hablar con las personas que allí trabajan, no solamente con su profesor, puede ser muy útil, para transmitirle el mensaje que se trata de un lugar y personas amigables.

Ayúdalos con un objeto de transitividad. Esto es lo que llamo un regalito cargado de amor. Un objeto que puede ser un peluche si se lo permiten llevar (Por lo general en el jardín o colegio a los más pequeños les sugieren que traigan un muñeco o una mantita de casa con el que estén muy familiarizados y se puedan sentir acompañados) o también algo muy pequeño que quepa en su bolsillo. Lo importante es el ¨ritual¨ que decidan hacer con él y así llenarlo de significado.

Por ejemplo, un pequeño osito de llavero, o un dibujo de un beso. La mamá o el papá lo ¨recargan¨ de su energía y su amor. Así le explican al niño que por transitividad lo estarán acompañando de corazón y si siente la necesidad de estar con sus padres, pero no están, puede al menos recurrir a este objeto.

CÓMO ASUMIRLO…  A – E – I  – O – U

  • Con Alegría, pues es la socialización nuestro principal propósito con ellos y es en el colegio donde niños y adultos conviven y forman un sistema que combina los sistemas familiares de cada niño.
  • Con Entusiasmo, pues es un nuevo reto para todos. Desde la adaptación y la adquisición de las rutinas hasta la familiarización con el colegio como comunidad. Esto nos ayuda a bajar nuestros niveles de ansiedad.
  • Con Ilusión, de ver crecer a nuestros hijos rodeado de experiencias preparadas cuidadosamente para ellos, de otros niños y familias con quienes poder compartir. Porque es muy importante que los adultos también socialicemos con otros padres del grupo escolar de nuestros hijos.
  • Con Optimismo, seguros que hemos hecho un buen apego con nuestro hijo, seguros que lo conseguirá y seguros que estaremos bien y conseguiremos adaptarnos todos de la mejor manera posible.
  • Con Una buena dosis de PACIENCIA, AMOR Y COMPRENSIÓN.

Llevar este proceso con la mayor naturalidad posible. Somos parte de una sociedad cuyo sistema incluye la educación de los más pequeños en instituciones. Dependiendo de cada cultura o región, la edad de entrar al colegio, las jornadas escolares, las metodologías, las diferentes filosofías de cada colegio, así como las instalaciones y demás variables, van a afectar este proceso de adaptación.

UN BUEN APEGO PARA UNA FÁCIL DESPEDIDA

Un niño que entra al colegio estará atento, en estado de ¨alarma¨ ante lo desconocido. Sus ojos estarán muy abiertos, sus oídos atentos.

Si está acompañado de su cuidador o figura de apego, puede estar más relajado y libre para explorar el nuevo ambiente, hasta familiarizarse y sentirlo propio. Es un buen momento para despedirnos y asegurarnos que entiende que volvemos en un rato por él.

Si se siente abandonado en un lugar desconocido para él, con personas que no ha visto, puede reaccionar de tal manera que el llanto, la rabia, la tristeza o el enojo, se apoderen de él. Podemos conectar con nuestro hijo y volver a intentar cuantas veces sea necesario, para que sus sentimientos vayan cambiando y se vean reflejados en sus conductas más adaptativas.

Siendo padres conscientes y validando nuestras emociones y las de nuestros hijos, podemos entender y afrontar procesos de cambios y de adaptación con mayor empatía, claridad y fluidez. Como la entrada al colegio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s