DÓNDE PONER Y CÓMO TRANSPORTAR ¨NUESTROS VALORES¨ (NUESTRO HIJOS). PARTE 1/2

Hoy voy a comentar sobre algunos artilugios para bebé que se han vuelto casi un estándar para los padres primerizos. Hablo de los más importantes para ¨poner y transportar¨ a tu bebé. Lo pongo en comillas, por no tratarse de una mercancía cualquiera, sino de nuestro mayor valor (invaluable): nuestro hijo. Es una manera de llamar la atención para mostrar lo importante que son estos artefactos en la vida de un bebé y que debes escoger responsablemente lo mejor posible.

Mi propósito es llamar a la conciencia a la hora de conseguir lo que necesitamos, teniendo en cuenta las necesidades del bebé y por supuesto de los padres.

En esta y la siguiente entrada hablaré de lo que necesitamos para poner al bebé (CUNA y HAMACA) y para llevar al bebé (COCHECITO, SILLA DEL COCHE o MOCHILA), de la manera más segura y cuidadosa que esté a nuestro alcance.

Hago una reflexión sobre los aspectos más importantes, según mi experiencia como usuaria y como lectora minuciosa de los estándares de seguridad relacionados con los productos infantiles. Un conocimiento que puede servirte para que conscientemente saques tus conclusiones y opiniones al respecto.

Cubrir las necesidades de los bebés con el máximo de calidad y cuidado, invitando siempre a la cordura hacia el consumismo masivo y promover un poco de sostenibilidad. Bien sea al comprar un producto nuevo o adquirirlo de segunda mano cuando es posible y recomendable.

QUE NECESITA UN BEBÉ RECIÉN NACIDO…

A mamá… estando con mamá tiene abrigo y comida, lo único que verdaderamente necesita, es donde más cómodo y protegido puede estar y a la vez donde encontrar fácilmente su alimento. Así suplimos las necesidades de contacto, hambre y sueño. Estamos hablando de piel con piel y de lactancia materna exclusiva, desde el inicio. Pero también de papás canguro y de alimentación con fórmula.

LUEGO VIENE LAS NECESIDADES DE LOS ADULTOS.

  • Poner al bebé en un lugar seguro: y aquí tenemos nuestros primeros artilugios… LA CUNA y LA HAMACA

LA CUNA nos ayuda a ¨sostener¨ al bebé mientras duerme o está despierto jugando y observando. Nos da la seguridad a los adultos que nuestro bebé no se caerá ni se hará daño. Pero visto desde el punto de vista del bebé, es un lugar frio, de soledad, donde no tiene a mano el abrigo y la comida que necesita para sobrevivir. Claro que el bebé está bien y mamá lo sabe, entonces le puede transmitir esa tranquilidad.

No soy partidaria de las cunas de madera o de materiales duros, me da la sensación de encierro y aunque cumplan con los estándares de seguridad, los barrotes pueden suponer algún peligro de golpe (los anti-chichones o protectores, están desaconsejados por riesgo de asfixia)

Mi alternativa es la minicuna que sea muy segura cumpla con todos los estándares de seguridad. Si es heredada mejor, aunque con la previa revisión de su perfecto estado y funcionalidad. A mí me gusta la alternativa de la tela malla, tipo corral de viaje. Me da la sensación de mayor libertad (por lo menos visual).

Minicuna, en modo colecho
foto @criarconciencia.com

Si haces colecho, como yo, pues las que se ponen justo a tu lado, completamente abiertas hacia la cama como para hacer una extensión de esta, van muy bien los primeros meses.

Para tener en cuenta: que sean de materiales naturales, suaves al tacto. El colchón debe ser firme y estrictamente del tamaño de la minicuna y la sábana ajustable y a medida exacta del colchón. (No son ganas de incomodar, son estadísticas de accidentes). Un lugar diáfano, sin peluches ni cojines.  Piensa que, si el bebé se da la vuelta y queda entre el colchón más pequeño y la pared blanda de la cuna, un cojín o un peluche, puede sufrir asfixia.

Luego pasar al niño (cuando aprende a desplazarse) a una camita tipo nido, que quede lo más cerca del suelo. Las hoy llamadas camitas Montessori, por aquello que responde a su filosofía de autonomía y cuidado.

LA HAMACA O SILLLITA TUMBONA, que nos ayuda a poner al bebé mientras está despierto y atento, aunque muchas veces se puede quedar dormido.

Estas hamacas están pensadas para usar en momentos puntuales, no como un ¨aparcamiento o parqueadero¨ del bebé.  Es importante que cuando lo uses puedas sentarte cerca, lo mires y puedas interactuar con él o ella.

OJO que no deben permanecer mucho tiempo aquí. Lee bien las instrucciones y recomendaciones de tu aparato. Se trata de la formación ósea y muscular de tu bebé, no son ganas de molestar.

foto: @criarconciencia.com

Para tener en cuenta: es un aparato cómodo y útil, sin embargo, lo usarás poco tiempo, por eso uno bien ergonómico y de máxima calidad, te garantiza un buen uso. No es necesario que sea de la era espacial ni intergaláctico. Creo que me hago entender, sin criticar, ni evidenciar ostentosidades absurdas.

Para concluir, estos dos artilugios son muy importantes para ti y tu bebé, los usamos bastante, aunque por poco tiempo y pueden suponer un gran beneficio para ambos. Por eso te invito a hacer una reflexión sobre tu estilo de crianza, tus necesidades y lo que quieres para tu hijo y para ti en esta etapa de la vida.

 En la próxima entrada hablaremos de los otros productos indispensables y que requieren un buen gasto de tiempo, dinero y por lo tanto una buena dosis de conciencia para escoger muy bien: el cochecito, la sillita del carro y la mochila portabebés.

¿Te ha gustado esta entrada? ¿Es acorde a tu forma de pensar y de crianza? ¿Quieres dejar algún comentario?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s