GESTIONAR LAS EMOCIONES EN ESTE MOMENTO DE CORONAVIRUS

Reconocer que nos cuesta adaptarnos a los cambios, ya es una manera de ayudar en la gestión emocional familiar. Aprobar todas las emociones y validarlas es lo principal.

Preguntarnos a nosotros mismos cómo nos sentimos y poder nombrar y explicar con palabras lo que estamos experimentando emocionalmente nos prepara para hacer lo mismo con nuestros hijos.

Preguntar a nuestro hijo cómo se siente, a través de frases, de juegos, de actividades. Decirle lo que tu estas sintiendo y comentarle lo que estas observando de él de manera objetiva. Por ejemplo, noto que mueves mucho las piernas y te metes los dedos a la boca ¿crees que estas ansioso? O veo que estas cantando feliz, canciones muy alegres ¿te sientes contento? Ningún juicio de valor ni de recriminación, es decir lo que observas y confirmas si sí es correcto lo que estás diciendo, puede que el niño no esté ansioso ni contento y simplemente esté llamando tu atención.

Los niños necesitan la atención de los demás. Los adultos también lo hacemos y raramente lo expresamos directamente diciendo “te necesito y quiero que me dediques un poco de tiempo”. Tu mejor que nadie sabe las formas que tu hijo te lo dice. No necesita palabras y muchas veces son conductas que aceptamos como el niño que se te acerca a la pierna y te abraza y otras veces son conductas que rechazamos como el niño que molesta y daña las cosas.

Lo primero que podemos hacer es entender que debemos validar todas las emociones. Validar las emociones quiere decir que comprendemos lo que sentimos o siente el otro y es la clave fundamental para conectar y para la supervivencia. Todo lo que sentimos o siente nuestro hijo es válido y debemos aceptarlo; y lo que aprendemos a controlar es la forma como reaccionamos.

La alegría y la tristeza son tan buenas una como la otra. La calma y el enfado igual. Sin embargo, reaccionar eufóricamente en un momento y lugar que no corresponde es inadecuado, así como enfurecerse y golpear o dañar.

Abrir un espacio para trabajar las emociones, no necesariamente durante una conversación, puede ser mientras pintan, juegan o leen. Ten en cuenta que los niños tienen una gran capacidad de aprender y de recordar. Seguramente tu mensaje le llegue por los medios que no estas imaginando.

Dar alternativas, por ejemplo, dar un cojín que si se puede golpear o una tabla que si se puede martillar o papel que si se puede romper. Negar siempre las reacciones, crea un conflicto interno que tiende a explotar en otro momento. Redireccionar las conductas y permitir desahogar las emociones donde sí se puede.

Hablar en positivo. En vez de dar una orden “no grites” puedes hacer una invitación a hacer lo adecuado “te invito a que hablemos en un tono tranquilo”. O “no escupas” puedes cambiarlo por “si quieres te acompaño a escupir en el lavamanos”.

Contener en el momento que más nos necesitan. La clave está en intentar aceptar tus emociones y controlar tus reacciones cuando tienes en tus manos a un niño desbordado o descontrolado. Puede que necesite un abrazo o sólo tu presencia.

Trabajar las emociones, como trabajamos cualquier habilidad que queremos que nuestro hijo desarrolle. ¿cómo enseñas los colores o las formas, por ejemplo? Pues nombrar las emociones, explicarlas, reconocerlas nos ayudarán a trabajarlas. Tener un libro de emociones también viene muy bien.

Aprendizajes de esta situación de vida durante el coronavirus

Me hicieron una entrevista de las cuales quiero rescatar estas dos preguntas para compartir.

*¿Cómo estás llevando esta situación de confinamiento? y desde aquí, qué consejos puedes aportar a las personas que nos están escuchando.

Estupendamente, la verdad noto que los niños están mas tranquilos y felices. Juegan todo el día, hacen actividades. Se dejan enseñar y disfrutan del tiempo juntos y los momentos de jugar cada uno sólo o entre ellos.

COMPARTIR CONOCIMIENTO Y BUENAS PRÁCTICAS EN LA CRIANZA CON HUMILDAD Y CARIÑO

En temas de crianza estamos polarizados, sin ser dueños de ninguna verdad absoluta. Parto natural o cesárea no requerida, lactancia materna o de fórmula, colecho o dormir sólos en su habitación, portear o cochecito, guardería o quedarse en casa, mamá o papá full time en casa o full time en el trabajo, dejarlo llorar o atender su llanto, colegio tradicional o pedagogía alternativa, en fin. En todos estos casos hay razones y hay argumentos, hay también conocimiento y creencias muy válidas.

Tener sentido común y desarrollar un criterio en temas de crianza requiere tiempo e implica un esfuerzo. Debemos estar dispuestos a aprender y ser cada vez mejor, sin pretender la perfección.

Seguir leyendo

REFLEXIONES EN NAVIDAD

Llega la dulce navidad y todo mi ser se emociona, me lleno de alegría y felicidad y también me invaden unos sentimientos que hoy quiero compartir, pues reflexionando un poco sobre el tema, encuentro unas contradicciones muy importantes en esta linda fecha del año, por ejemplo:

La emocionante espera de regalos Vs. la triste realidad de quienes no tienen ninguno

El gusto de regalar Vs. el compromiso de regalar

La felicidad de compartir en familia Vs. el estrés de cumplir y alcanzar a todo

Las ganas de comprar muchas cosas Vs. la consciencia de la verdadera necesidad

Mi conclusión es que quisiera TENER MENOS Y COMPARTIR MÁS; PEDIR MENOS Y AGRADECER MÁS. Por eso me he lanzado a escribir esta carta:

Seguir leyendo

LOS BUENOS HERMANOS

No existe la fórmula mágica para ayudar a nuestros hijos a ser buenos hermanos y tener la relación soñada entre ellos. La diferencia de edades: los que son muy seguidos, muy separados o incluso los múltiples, los géneros iguales o diferentes, el carácter de cada uno, las circunstancias familiares y sociales que rodean cada criatura, entre otros factores, van a influir. Sin embargo, nada está escrito y todo aquello relacionado con vínculos afectivos tiene un principio y muchos caminos y posibilidades que con el paso del tiempo y el vivir de las experiencias se van marcando.

Vamos al principio de todo, la gran noticia: vas a ser hermano/a mayor.

Seguir leyendo

JUGAR CON ELLOS

El juego es la actividad más importante para los niños en todas las culturas. Es a través del juego que acceden de manera espontánea al medio en el que crecen, gracias a su poderosa capacidad de observar, manipular y experimentar.

Erikson (psicoanalista) decía que el juego es un medio de exploración para desarrollar iniciativa e independencia en el niño. Vygotsky (psicólogo) defendía el juego afirmando que favorece el desarrollo cognitivo, emocional y social y que funciona como una herramienta que ayuda al niño a regular su conducta.

Sentarte en el suelo con tu hijo, compartiendo juntos, siendo consciente del momento de conexión, es la mejor y más auténtica manera de jugar con él o ella.

Seguir leyendo

ENSEÑEMOS A PERTENECER Y PARTICIPAR

Respetar la personalidad y el temperamento de los niños es fundamental y promover ciertas actitudes para el desarrollo de su personalidad y su carácter también.

No se trata de forzar la adquisición de cualidades a su forma de ser, sino de exponerlos a lo que será provechoso para la formación de su personalidad; de su carácter (la parte más aprendida y construida de la personalidad) y su temperamento (la parte más instintiva y biológica de la personalidad).

Seguir leyendo

INTERVENIR CUANDO TU HIJO SE RELACIONA

Los niños por naturaleza buscan al otro. Al principio ese otro es quien cuida, quien proporciona seguridad y suple necesidades físicas y de afecto. Más adelante viene una etapa en la cual las personas que forman parte del entorno cercano cumplen un papel importante en la socialización del niño. Después llega el momento en que los pares, es decir otros niños de su misma edad, pueden ¨servir¨ para jugar y más adelante en que los demás cumplen la misma función en tu hijo, que él cumple en ellos, es decir construyen una relación reciproca.

Antes de intervenir y decirle cómo comportarse a tu hijo, puedes observarlo y ver sus señales espontáneas para relacionarse. Proporciónale espacios de socialización para demostrarle que hay otras personas aparte de él y que debemos cuidarlas. Esta actitud de cuidado tiene implícito el mensaje de no se hace daño (no se pega, no se grita, no se empuja, etc.), pero en positivo.

Seguir leyendo

PELEAS ENTRE HERMANOS

“Un hermano es un amigo dado por la naturaleza”

Jean Baptiste Legouve

Los padres soñamos con la relación ideal entre hermanos, que se discutan y peleen lo justo, pero que al final jueguen juntos, sean buenos amigos siempre, se apoyen y crezcan como un equipo.

Aunque sean como el agua y el aceite, o sean como uña y carne, el vínculo de hermanos debe basarse en al amor incondicional y en el apoyo mutuo.

Los padres y los hermanos forman parte del “campo de práctica” de habilidades fundamentales en la vida como la resolución de conflictos. De aquí viene la importancia de acompañar las peleas entre hermanos, de intervenir lo necesario, de permitir lo justo, de lidiar lo ineludible y sobre todo de crecer juntos en familia. Algo así como aprender de la tormenta y salir reforzados de una pelea.

Seguir leyendo